La Roma retrasa el Scudetto de la Juventus

La Juventus tenía tantas cosas a su favor que terminó dejándose el partido por el camino. Se adelantó en un duelo en el que le valía el empate para levantar el título liguero y acabó por convertirse en una sombra desconocida de sí misma. El 3-1 que le endosó la Roma retrasa la consecución del Scudetto al menos una semana más.

Se había guardado la Juve a algunos de sus mejores jugadores en el banquillo y el centro del campo con Lemina y Sturaro no carburó. Le sirvió, sin embargo, una combinación entre sus mejores hombres en el campo para abrir el marcador. Pase preciso a la espalda de la defensa de Pjanic, Higuaín gana la posición y le regala a Lemina el 0-1. Apenas 20 minutos de juego y la empresa parecía todavía más fácil.

Fue lo único bueno que hicieron los campeones italianos en todo el partido, que cuatro minutos más tarde se dejaron empatar. Hasta tres remates en el área pequeña a la salida de un saque de esquina para que De Rossi pusiera las tablas. A los romanistas, que les faltaba Dzeko y no les sobra mucho fútbol, le regalaron una vida en su importante carrera con el Nápoles por asegurar el segundo puesto y lograr el acceso directo a la Liga de Campeones.

La diferencia fue esa, la tensión. La Roma se jugaba mucho y a la Juve le queda demasiado por jugar. Dentro de tres días tendrán que disputar en el mismo escenario, el Olímpico de Roma, la final de Copa contra la Lazio. Una prueba sin más balas de fogueo en su sueño de conseguir el triplete. Porque la liga, al fin y al cabo, puede esperar a la semana que viene en Turín, donde se enfrentarán al Crotone, por más que este domingo cerca de 10.000 tifosi juventinos poblarán las gradas del estadio romano.

Ni Buffon

Así, el rival del Real Madrid en la final de la Champions salió al campo sin sangre, lo que nunca le falta. Incluso Buffon se dejó el uniforme de salvador en casa. A los 10 minutos del segundo tiempo, con el juego al ralentí, un balón que llegó con demasiada facilidad a la esquina del área terminó colándose en la portería del juventino aún con más sencillez. El disparo de El Shaarawy rozó en un defensa y le puso el partido cuesta arriba a los bianconieri. Y sin despertar todavía, 10 minutos más tarde Nainggolan dio el último zarpazo.

Sólo en ese momento les salió el orgullo a quienes venían a firmar el sexto Scudetto consecutivo, hito todavía por confirmar en el fútbol italiano. Salieron Dani Alves y Dybala al terreno de juego, pero era tarde para sacar algo positivo bajando del autobús en el minuto 75. Al partido sólo le quedaba la presencia de Totti apenas unos segundos, de los últimos que verá el Olímpico, y al que ni siquiera le hizo falta tocar el balón para que esta vez sus incondicionales se fueran contentos a casa.

A falta de dos jornadas, con cuatro puntos de diferencia entre ambos, la Roma aún tendría posibilidades matemáticas de levantarle la liga a la Juve. Incluso el Nápoles, aunque las opciones reales sean más bien ínfimas. El Scudetto no debería peligrar, pero de momento sí que se resiente la imagen de grandes campeones que quieren demostrar los turineses. Experto en medir el tempo de los partidos y de la temporada, Massimiliano Allegri no se inmutaba en el banquillo.

tomado de www.elmundo.es